13 agosto 2008

Seguridad en Facebook


Facebook
ha resultado ser uno de los fenómenos más sorprendentes ocurridos en Internet en los últimos años. Con un crecimiento aproximado de hasta 100.000 nuevos usuarios al día se ha convertido en un medio habitual de muchos grupos de amigos para estar al tanto de la vida de sus miembros y mantenerse en contacto.

Sin embargo, también presenta importantes desafíos desde el punto de vista de la seguridad al ofrecer una vía para acceder a nuestros datos personales, con el peligro que ello supone. Una cosa es que nuestros amigos íntimos accedan a nuestras fotos haciendo el chorra durante las vacaciones y otra que el que acceda sea nuestro jefe. Otro posible riesgo, aparte de la pérdida de privacidad, viene del cruce de nuestros datos personales con el fin de deducir nuestras claves y contraseñas.

A pesar de todo lo anterior, la mayor parte de la gente deja su perfil de Facebook accesible y deposita en él datos que jamás pondría en el tablón de anuncios de su urbanización o de su trabajo.

A lo largo de este artículo veremos una serie de parámetros con los que reforzar la seguridad de los datos personales que constan en nuestro perfil. Todos estos parámetros se configuran dentro del apartado de Privacidad, accesible desde la esquina superior derecha de Facebook.

Dentro del apartado de Privacidad, el primer elemento a configurar es el de Perfil, con el se define quién puede ver los distintos elementos de nuestro perfil. Hay que tener en cuenta que Facebook utiliza por defecto el valor "Mis redes y amigos", lo que supone un auténtico agujero de seguridad ya que si pertenecemos a una red nacional (Facebook nos sitúa por defecto en la red de nuestro país) todos los miembros que sean de nuestro país (o de cualquiera de nuestras redes) podrá ver nuestro perfil. Lo más seguro es fijar todos los elementos al valor "Sólo mis amigos". A no ser que se tenga muy claro lo que se está haciendo, lo mejor es no usar el valor "Amigos de mis amigos" ya que implica unas transitividad muy peligrosa en las relaciones de confianza que estamos intentando configurar (cuando hablamos de seguridad, los amigos de mis amigos NO necesariamente tienen que ser mis amigos).

El siguiente apartado a configurar dentro del de Privacidad es el de Búsqueda, a través del que se configura si queremos que nuestro perfil pueda ser localizado a través de la barra de búsquedas de Facebook. Si no queremos que la gente que conocemos sepa que usamos Facebook lo mejor es que fijemos esta opción a "Sólo mis amigos" y que desmarquemos la opción que se encarga de anunciar nuestro perfil a los motores de búsquedas. El resto de las opciones fijan los medios que tienen los que aún no son nuestros amigos para contactarnos. Hay que tener en cuenta que algunas de estas opciones (el envío de mensajes y el toque) permiten que personas que no sean nuestros amigos puedan ver nuestro perfil durante un tiempo por lo que se recomienda desactivarlos. Si se quiere dejar una foto de perfil que nos identifique, lo mejor es que esta no sea muy comprometedora o que desactivemos la opción de que sea visible a los desconocidos. Por último, lo más recomendable es desactivar la opción de que nuestra lista de amigos sea visible, así evitaremos que se pueda obtener información sobre nosotros de manera indirecta a través de nuestros amigos, por ejemplo a través de las fotografías que tengan de nosotros.

Lo siguiente a configurar es lo referente a las "Noticias y mini-noticias". En esta sección se define de cuales de nuestras actividades se puede notificar a nuestros amigos cuando acceden a su Facebook. Lo que configuremos aquí depende del nivel de "ruido" que queramos meter a nuestros amigos, pero no supone un riesgo excesivo de seguridad.

Por último está el apartado del acceso que le damos a las aplicaciones que instalamos en nuestro Facebook. En general, las aplicaciones podrán acceder a un subconjunto determinado de información de nuestro perfil por lo que se debe tener cuidado con las aplicaciones que se añaden a los perfiles, ya que la información puede compartirse con los creadores de las mismas. Facebook ha publicado términos del servicio para informar a los usuarios sobre los comportamientos aceptables, pero siempre existe el peligro de que alguien no los cumpla, así que lo mejor es instalar sólo lo imprescindible.

A pesar de todo, y a modo de advertencia, los parámetros anteriores no son la panacea y hay que reconocer que Facebook sufre agujeros de seguridad fruto de su diseño. Uno de estos agujeros se refiere a las fotos de nuestros álbumes. A pesar de que podemos configurar los álbumes para que sólo sean accesibles por nuestros amigos, lo cierto es que cada una de esas fotos está referenciada con una URL que se puede utilizar para visualizar la foto sin necesidad de estar logueado en Facebook. Así que sólo hace falta un amigo desleal que haga circular la URL de una foto comprometedora para que esta sea visualizable por todo Internet.

Así que mucho ojo con lo que colgamos en Facebook. Lo mejor es seguir el criterio de poner sólo aquello que no nos importaría ver colgado del tablón de anuncios de nuestra urbanización u oficina.

No hay comentarios: